lunes, 9 de diciembre de 2013

EBCPE. Óscar R. Cardeñosa





Veo en “Erosionados” un punto común entre diferentes autores y poemas: la presencia del silencio y de la oscuridad. ¿A usted qué le parece?

Creo que son elementos que hacen más íntima la sensación, aparte de que la noche está mucho más enraizada como algo sensual. Para mí, tal vez sea más la penumbra o los susurros, pero es esa sensación de no saber todo lo que está ocurriendo en ese momento lo que permite cierta libertad a la imaginación para rellenar los huecos.


¿Qué relación hay entre el sexo y los colores? Varios autores/poemas del libro hablan de colores o los utilizan como metáfora para hablar de sexo. ¿Por qué cree usted que sucede esto?

Porque tenemos nuestra percepción centrada en la vista, aunque no suela ser nuestro sentido más desarrollado. Actualmente somos una cultura visual, y cuesta mucho no dejarse guiar por la apariencia de las cosas. En ese sentido, los colores, cómo combinan, juegan un papel muy importante. También creo que muchos percibimos esta parte de la vida con un cierto grado de locura, y la sinestesia describe muy bien esa mezcla de sensaciones que pueden ser inabarcables desde un único sentido.


Este libro surge del deseo de la editorial Origami de publicar una antología de poesía erótica. Origami es una pequeña editorial independiente que, en sus dos años de vida, se ha especializado en la poesía y ya cuenta con un importante plantel de autores. ¿Qué supone para usted publicar en esta editorial?

Es la primera vez que participo en una antología de este calado. Cuando vi la lista de los autores no podía creer que hubieran contado conmigo para este libro. Supone una palmadita constante en la espalda, una que me hace seguir escribiendo aunque se me vaya la inspiración y todo me parezca horrible a ratos.


¿Qué tal está la poesía? ¿Cómo le trata la vida?

A nivel comercial, creo que mal, a nivel social, mejor que nunca. La gente escribe cuando quiere y puede mover poemas por la red bajo el formato que quiera. La parte mala es que hay muchas cosas que no alcanzan calidad, que se quedan a medias, pero tras un tiempo el lector también se afina, y creo que todo ello, en un mundo que vive a esta velocidad, funciona de alguna endiablada manera.


¿Se siente a gusto en la ciudad donde vive?

Me siento a gusto en cualquier ciudad, el problema es la situación. Se puede vivir miserablemente en una gran ciudad, o junto a la playa, o donde uno crea que puede ser feliz, pero al final todo depende de las circunstancias, de las personas que tengas cerca o de tu ritmo de trabajo y ocio. Personalmente, me gustaría vivir de otra manera, pero ahora mismo no puedo permitírmelo.


¿Mecanografiado o a mano?

Si tengo a mano un teclado, mecanografiado, tengo demasiados textos en libretas que luego no me da tiempo a seleccionar o corregir.


¿Por qué accedió a participar en esta antología? 

Antonio Huerta me pidió que escribiera algo y le envié algunos textos. No suelo escribir tan explícitamente como aquellas primeras cosas que envié, pero a él parecieron gustarle mucho, así que me sentí muy feliz de participar en la antología. Más tarde, cuando Adriana tomó las riendas del proyecto, me pidió algo más acorde con el erotismo que tenía en mente para el libro y con la forma en que suelo escribir, y debo decir que me gustan más estos textos que los primeros.


¿Cuál es su color favorito?

El verde.


¿Por qué la habitación de un hotel?

Porque es un lugar donde no se suele volver, algo que ocurre una vez, y en cierta medida eso lo hace especial y favorece el morbo del secreto.


¿Cree que las pecas son coordenadas de un Dios bromista? (Pregunta propuesta por Óscar Sipán)

No, pero seguro que tiene que ver con alienígenas, o con matrix, o con máquinas del futuro que dominan la tierra y envían robots desde el futuro para matar gatitos.


¿Mar o montaña? Razone su respuesta.

Montaña, las playas están llenas de turistas y, en general, de mierda. Si es una playa tranquilita no me importa, pero si está llena de sombrillas, niños gritando, abuelos con la Cope y bolsas del Carrefour, prefiero la montaña. Además, soporto mejor el frío que el calor.


Hay música en “Erosionados”. ¿Le acompaña cuando escribe? ¿Qué sonaba cuando escribió los poemas que aparecen en esta antología?

Los primeros los escribí en un bar de rock, y los segundos, creo que en una terraza mientras esperaba a alguien. Para mí no es importante qué suene alrededor mientras no me distraiga. Por ejemplo: No puedo escribir si suena un disco que no he escuchado antes, ni puedo escribir con música muy elaborada. Simplemente le presto más atención a la música que a la historia, y no consigo conciliar las partes como es debido.



Pregúntese usted mismo.

¿Hace cuánto que no escribe?

Hace meses que no me presento a ningún concurso ni publico en el blog, aunque sigo sacando algo de tiempo entre una cosa y otra para escribir en mis queridas libretas. En cuanto acabe esta entrevista pienso subir algo al blog.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada