domingo, 28 de septiembre de 2014

Las andanzas de Lara. Raquel García Iñiguez

http://images.randypictures.com/e/erotic_lesbian_feels_ass_cheeks_while_mate_sucks_melons-9707.jpg 


Esther comenzó a besarme apasionadamente. Entre beso y beso, no hacía más que decirme lo guapa que había ido. Que nunca me había visto con vestido y que cuando me vio llegar se le pusieron los pelos de punta. Ella seguía tocándome por todo el cuerpo. De repente, me agarró el culo y me puso contra la pared del servicio sin dejar de besarme. Me acariciaba con su lengua todos los rincones de mi boca, apretándome contra ella y contra la pared. La stripper ya me había caldeado y esa pasión de Esther me estaba provocando una explosión. Subió mi vestido hasta la cintura, dejándolo como si fuera una camiseta corta. Me quitó el tanga y lo guardó en el bolsillo de su pantalón. En ese momento, me encontraba desnuda, tan sólo con mis botas. Subí mi pierna a la tapa del baño para facilitarme el acceso. Esther se puso de rodillas en ese asqueroso baño, estaba sedienta de mí. Nunca lo hubiera imaginado. Pensé que lo de su casa tan sólo había sido una anécdota más en su diario. Pero Esther volvía a desearme. Me lamía entera sin dejarse ni un solo lugar, como hizo esa primera vez en su casa. Cuando estaba a punto de estallar, subió a mi boca, me besó, e introdujo uno de sus dedos en mí. ¡Dios! Hacía tiempo que no estaba tan excitada, yo sólo pensaba en que ella siguiera entrando y saliendo de mí. Fuera tocaban la puerta y decían algo que no lograba entender. Esther no hacía caso, la fiesta era suya y yo también. Ella seguía sin dejar de besarme y follarme cada vez más fuerte. Hasta que finalmente grité, pero rápidamente me calló la boca con un beso tan dulce como las bebidas que acompañaban las bebidas de esa noche.

-          Toma, Lara, esto es tuyo –Esther me devolvía el tanga. Me lo puse y arreglé mi vestido y mi pelo. El meneo contra la pared me había dejado un nido, todo un nido en el cogote.

viernes, 12 de septiembre de 2014

'Vulva va a la escuela', por Carolee Schneemann

http://museum.cornell.edu/img/large/photo-interiorscroll.jpg
- Carolee Schneemann

Vulva va a la escuela y descubre que ella no existe...
Vulva va a la iglesia y descubre que es obscena...
Vulva descifra a Lacan y Baudrillard y descubre que ella es sólo un signo,
una significación del vacío,
de la ausencia, de lo que no es masculino...
(se le entrega un lápiz para que tome nota...)
Vulva decodifica la semiótica constructivista feminista y se da cuenta de que ella no tiene ningún sentir auténtico;
hasta sus sensaciones eróticas han sido construidas por proyecciones patriarcales, imposiciones y condicionamientos...
Vulva lee biología y comprende que ella es una amalgama de proteínas y hormonas de oxitocinas que gobiernan todos sus deseos...
Vulva estudia a Freud y se da cuenta de tendrá que transferir sus orgasmos clitóricos a su vagina...
Vulva lee a Masters y Johnson y comprende que sus orgasmos vaginales no han sido medidos por instrumento alguno y que ella sólo va a experimentar orgasmos en el clítoris...
Vulva lee Off Our Backs y explora el tribalismo;
entonces suspira por las ásperas barbas de dos días del otro género, sus manos largas y su insistente verga...
Vulva lee a Gramsci y a Marx para examinar los privilegios de su condición cultural...
Vulva interpreta los textos del feminismo esencialista y pinta su rostro con su sangre menstrual, aullando cuando hay luna llena...
Vulva reconoce sus símbolos y nombres en los graffitis bajo los caballetes de las ferrovías: raja, tajo, enchilada, conejo, rabo, semilla, coño y tajada...
Vulva se desnuda, llena su boca y concha con pintura y brochas, y corre al Cedar Bar a medianoche para espantar los fantasmas de De Kooning, Pollack, Kline...
Vulva aprende a analizar la política preguntando: "¿Es esto bueno para Vulva?"