lunes, 13 de enero de 2014

EBCPE. Olivia Martínez Giménez de León









Defina “erotismo”.

Entiendo el erotismo como una forma de sensualidad. Se genera en la sugerencia, en la insinuación. Así que también tiene mucho de ensoñación y fantasía.  


¿Sigue siendo -o ha sido alguna vez- revolucionario escribir sobre sexo?

Ha sido muy revolucionario. Actualmente, no sé si diría que lo es tanto, pero por supuesto que todavía suscita esa mezcla de sobresalto y curiosidad un poco morbosa. El erotismo y la sexualidad hoy en día , todavía, son tratados con poca o escasa naturalidad. 


Relacione estas dos palabras: “sexo” y “soledad”.

Lo primero que pienso es en masturbación. Lo segundo, en cuando se utiliza el sexo para aliviar la soledad. 


¿Es el erotismo un tema importante en su poética? ¿por qué?

No sé si lo es abiertamente, pero lo corporal y lo sensual tienen mucha presencia en casi todo lo que escribo. El cuerpo es el punto de partida para vivir y experimentarlo todo, incluso las ideas. Entiendo que hasta lo más abstracto se conecta al cuerpo. Y claro, del cuerpo al erotismo no hay mucha distancia… 


¿Se siente a gusto en la ciudad donde vive?

Vivo en Alicante. Ésta es una ciudad con mar, sol y gente de paso. Vivo en la periferia, cerca de la playa. A nivel institucional, cambiaría muchas cosas del panorama local, y si nos referimos a cuestiones de política cultural, más todavía. Sin embargo, he de decir, que con los años me he acostumbrado a vivir aquí. Tengo una red de afectos ancha y hermosa, y una vida bastante tranquila y agradable. Quizá, aquí no exista la vida cultural de una gran ciudad, pero tampoco puedo acudir a todo lo que se ofrece. Además, me gusta mucho lo de vivir en la periferia costera y estar un poco alejada del ruido de la ciudad. 


La importancia de que nos reciten. Presentaciones de libros, lecturas en bares, slam poetry, prostibulo poético. ¿Qué opina?

Que la poesía recitada cobra cuerpo, adquiere volumen. Me parece que al recitar un texto le das una nueva vida, lo conectas con el otro y lo terminas, o adquiere otra terminación. Además de que me gusta por lo escénico y rapsódico del asunto. 


Hay barras de bar y minibares en este poemario. ¿Es importante el alcohol para seducir? ¿Por qué flirteamos en los bares?

Los bares suelen estar a oscuras y el alcohol relaja y calienta los tejidos. 


¿Por qué accedió a participar en esta antología? 

Era una oportunidad preciosa, porque yo apenas he publicado, y pasó casi sin darme cuenta. Le envié a Adriana los textos y ella me propuso incluirlos en el libro. Le dije que sí sin dudarlo. 


¿Mecanografiado o a mano? ¿Qué se pone para escribir? Hay música en “Erosionados”. ¿Le acompaña cuando escribe?

Me gustaría tener rituales a la hora de escribir. Ser de estas personas que siempre escriben con pluma o se ponen una bata de seda heredada o escuchan siempre a un determinado compositor. Pero lo cierto es que no tengo rituales: tengo tres o cuatro libretas en marcha, varios documentos en el procesador de textos. A veces, cuando escribo en casa, escucho piezas instrumentales y otras veces, me quedo en silencio; en ocasiones escribo en una cafetería; algunos poemas los he escrito en el coche. Y respecto a lo que llevo puesto, lo cierto es que muchos poemas los escribo en pijama, con todo lo antierótico que esto puede ser. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada